IMG_20190213_195411

(Homenaje al maestro Machado)

Era un niño que soñaba
con vivir de las palabras.
Las leía alucinado y fantaseaba con ser él quien las colocara en aquel orden.
Soñaba quizás, que era capaz de sugerir mundos más habitables.

El niño se hizo mozo y
el mozo tuvo un amor,
un trabajo, unos gastos mensuales, unas expectativas…
El mozo ya no soñaba porque había cosas más urgentes que hacer para alcanzar el anhelado estado de seguridad.

Hacía algún tiempo que ya no era mozo cuando recordó su sueño de niño.
Negó mil veces los sueños, negó mil veces las palabras y se negó mil veces a responder a la pregunta de por qué lo seguro es preferible a lo soñado.

Una noche cualquiera se le apareció un viejo —extrañamente parecido a él— que agonizaba triste (aunque seguro) negándose a aceptar su muerte.
Esa misma mañana abandonó todo y le dijo a su corazón:

Ahora toca vivir el sueño.

Quién sabe si despertó.

Anuncios