Un mundo eficiente

Un día me caí de una mesa en la que me había sentado y me hice una buena herida. Un plato cerámico de adorno que estaba sobre ella, cayó justo en el lugar que iba a caer mi culo unas centésimas de segundo después. La ecuación de un niño sentado en una mesa más un adorno roto solo tenía una solución para mi padre así que, con decisión y rapidez —no fuese que no asociase yo convenientemente la causa con el efecto— me zarandeó y empezó a darme azotes con la sana intención de corregirme. La cosa es que, al ser mi padre tan eficiente en el castigo, el primer azote coincidió con la escandalosa hemorragia del corte, lo que hizo que mi madre se uniese a los gritos para dejar constancia de que las consecuencias del castigo le estaban pareciendo desproporcionadas. Luego me llevaron a urgencias en un ambiente decididamente hostil: mi padre frustrado por lo duro que es el deber y mi madre angustiada porque “ya lo decía ella”. Vamos, más parecía que me llevaban al matadero que a curarme un corte en el culo. El médico intentó quitarle hierro al asunto y diagnosticó una herida importante pero afortunadamente, dijo, limpia y en un lugar apropiado para la sutura. A mí eso me dio igual, para mí aquello era la continuación del castigo e iba a ser, seguro, doloroso. Tuvieron que venir cuatro adultos —además de mi padre— para sujetarme y poder coserme. Yo, tumbado bocabajo, intentaba patalear, pegar a los bultos blancos y verdes que me rodeaban, gritaba, les insultaba, me resistía con todas mis fuerzas. Sudaba por el esfuerzo físico y por la rabia que me causaba que mi pelea fuese tan improductiva. Sobre todo me sentía tan humillado por aquellos seres tan profesionales y tan incapaces de transmitir ningún afecto que hoy todavía —cuando me toco la abultada cicatriz que me dejaron— los médicos y enfermeros de urgencias, me parecen uno de esos síntomas de que vivimos en una sociedad eficiente, sí, pero en la que no hay lugar alguno para el cariño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s